¿Cuáles son las lenguas latinas o romances y quién las habla?

lenguas latinas o romances

Las lenguas latinas o romances también se conocen como lenguas románicas. Son las lenguas modernas que se desarrollaron a partir de latín hablado alrededor del siglo séptimo d.C en Europa meridional y occidental.

 

Las lenguas latinas o romances incluyen el español, francés, italiano, portugués y rumano. Actualmente hay alrededor de 330 millones de hispanohablantes nativos en el mundo, 76 millones de hablantes de francés nativos, 64 millones de hablantes de italiano nativos, 200 millones de hablantes de portugués nativos y 25 millones de hablantes de rumano nativos.

 

Hay muchas similitudes entre las lenguas latinas o romances, pero la verdad es que no es siempre cierto que los hablantes nativos de diferentes lenguas latinas puedan entenderse entre sí.

 

Todas las lenguas latinas o romances tienen una clara similitud al latín y se puede evidenciar analizando la lengua hablada en el Imperio Romano. Comparten gran parte del mismo vocabulario básico y diversas estructuras gramaticales parecidas, aunque con cambios fonológicos.

 

Siendo hispanohablante, estás familiarizado con la gramática y el vocabulario de una de las lenguas latinas o romances más habladas y esto es una ventaja para aprender otra. Detectarás similitudes y serás capaz de hacer predicciones más precisas que alguien que no conoce ninguna lengua romance.

 

Lo mismo, por supuesto, ocurre con las lenguas germánicas que incluyen el inglés (con 380 millones de hablantes nativos de todo el mundo), el alemán (con 100 millones) y el holandés (con 23 millones). Los hablantes nativos notarán paralelismos entre estas lenguas y es muy probable que encuentren el aprendizaje de una segunda lengua germánica más fácil que aprender una nueva lengua latina. Aunque esto no es siempre necesariamente así.

 

Si eres un hispanohablante y te apetece aprender un segundo idioma, quizá quieras probar una de las lenguas latinas o romances con la esperanza de poder encontrar más similitudes. Es posible que, por el contrario, quieras aprender una lengua germánica y abrir tu mente, ampliar tus horizontes, y desafiar tus percepciones.

 

Al final y al cabo, tienes que elegir el idioma que sea más útil o interesante para ti. Aprender una segunda lengua será una de las cosas más increíbles que harás en tu vida.
Para obtener más informaciones sobre aprendizaje en general, lenguas extranjeras y viajes de estudio, echa un vistazo a nuestra Biblioteca del Estudiante o siguenos en nuestras páginas de FacebookTwitter y Google+.
Encuentra la escuela perfecta para ti Usa Coursefinders para encontrar un curso para ti