Aprender un segundo idioma a través de la música

Aprender un segundo idioma a través de la música

Aprender un segundo idioma a través de la música puede que no sea lo primero que debas tener en cuenta al embarcarte en tu viaje hacia el bilingüismo, pero no lo debes pasar por alto.

La música puede ser un recurso muy valioso y placentero para el aprendizaje de idiomas.

La clave es la palabra ‘placentero’. ¿Quién no disfruta escuchando música? La música tiene la capacidad de relajar o estimular, abrir nuestra mente, enfocar nuestra concentración y transportarnos a nuevos lugares. Estas son cualidades ideales para el aprendizaje de una lengua extranjera y es por eso que aprender un segundo idioma a través de la música puede convertirse en una combinación perfecta de ocio y estudio.

Cuando estudiamos una lengua extranjera nos encontramos con palabras nuevas, las estructuras gramaticales son nuevas, el sonido es nuevo, la cultura es nueva. Escuchar música es una buena manera de ayudar a la canalización de nosotros mismos en este territorio desconocido y a nuestra transformación, poco a poco, en un nuevo ser bilingüe.

Cuando aprendemos un idioma de manera tradicional, empezamos comprando unos libros, encontramos un buen curso con un buen maestro, y aprendemos gramática y vocabulario. Luego empezamos a practicar y vamos viendo cómo progresamos.

No es raro para un estudiante de lenguas extranjeras comenzar con mucha fuerza y que ​​luego, lentamente, esta fuerza se vaya esfumando al ser consciente de que ser bilingüe no es algo que se logre en cuestión de meses y necesita dedicación constante.

Los libros pueden llegar a cansar. El vocabulario puede parecer una montaña imposible de subir. Las estructuras gramaticales pueden ser simplemente aburridas de aprender. Todo puede ser un poco abrumador y es ahí donde aprender un segundo idioma a través de la música, películas, televisión o a través de divertidas conversaciones reales puede ayudarnos y aliviarnos.

La música es entretenida y divertida. Puedes escuchar una canción de un cantante extranjero que te gusta y estar cantándola en cuestión de segundos. Puede que no te concentres plenamente en pronunciar correctamente, probablemente no pronuncies las palabras muy bien, pero tu subconsciente se estará llenando con información muy valiosa.

Este es el santo grial del aprendizaje de lenguas extranjeras: la introducción de datos de fuentes nativas sin esfuerzo real y con una sonrisa en tu cara.

La música tiene el beneficio añadido como herramienta de aprendizaje de idiomas, ya que su melodía ayuda a memorizar rapidamente. Podemos memorizar vocabulario y frases mucho más fácilmente si tenemos una melodía pegadiza que nos engancha en nuestras cabezas. La melodía y el ritmo también nos ayudan a diferenciar y articular las palabras y a desarrollar una pronunciación más nativa.

Así que, ¿hay reglas sobre cómo debemos aprender un segundo idioma a través de la música? Bueno, hay diferentes escuelas de pensamiento.

Algunos están a favor de un enfoque rígido mediante el cual te concentras en la comprensión de la letra, memorizando las palabras y colocando notas y tarjetas de vocabulario por tu casa para reforzar el vocabulario y las frases que has aprendido.

Otros argumentan que aprendemos mejor cuando no estamos estudiando en absoluto y nos centramos en mantener un aprendizaje fresco y divertido escuchando mucha música y saturando el subconsciente a través del tiempo.

Tal vez el mejor enfoque sea mantener un aprendizaje flexible en función de cada estudiante. Tienes que tomar tus propias decisiones y ver qué forma de aprender es mejor para ti.

Trata de encontrar buenas fuentes de asesoramiento e información, pero también asegúrate de seguir tu corazón. Cada vez que pienses ‘¡Esto es aburrido! o “¡Tengo que dejar esto! ‘, cambia tu forma de aprender.

Aprender un segundo idioma a través de la música es siempre una buena opción alternativa, ya que es infinitamente variada.

Hay muchos artistas diferentes, con distintos estilos artísticos que representan su propia experiencia de vida personal, su cultura y las tradiciones de su región en particular.

Además, es muy fácil encontrar canciones de todo tipo para practicar, gracias a Internet y a la tecnología moderna. Así que los cantantes pueden convertirse en tus nuevos amigos nativos y tus nuevos maestros.

Encuentra la escuela perfecta para ti Usa Coursefinders para encontrar un curso para ti